Sé original. Regala algo chulo.

En ARCO  descubrí la tienda del Centro Social y Cultural CaixaForum de Madrid. No la conocía y me gustó mucho su stand, porque además de tener una buena selección internacional de libros y publicaciones sobre arte contemporáneo, fotografía, diseño e illustracción; Tiene una sección de libros infantiles y juveniles sobre arte muy curiosos.También me llamaron la atención sus manualidades creativas y su sección hobbys artísticos.

Hay un montón de cosas chulas para regalar y ser un poco original.

Aquí te dejo unos ejemplos.

IMG_0081 okk

Un kit completo para hacer dibujos en 3D y sus gafas para poder verlos, claro.

IMG_0082 okIMG_0083 ok

Moldes para hacer hielos con el iceberg que hundió al Titanic y, por supuesto el Titanic. Una vacilada original. Por cierto aquí podéis ver su precio y todo.

IMG_0084 okIMG_0085 ok

Unas maquetas muy marchosas para hacer monstruos a todo papel.

2013-04-01 19.47.15 ok

2013-04-01 19.48.39 ok

El libro de dibujo para artistas por descubrir y cuadernos gigantes para hacer manuales bestiales.

Y muchísimas cosas más y mucho más originales que no están aquí pero sí allí. Así que anímate y acércate por allí.

La opinión de Soficó. 10 años.

Una tienda muy imaginativa y con mucho sentido del humor, tanto que te dan ganas de comprar todo y eso lo digo de verdad porque a mi me ha pasado. Hasta había una goma de borrar cacahuete.

Showroom Especial Navidad y Reyes.

Llega la Navidad y con ella el famoso: “¿Qué le compro?” Una solución original está en los showrooms que se organizan especialmente en estas fechas.

¿Por qué? Porque en ellos encuentras piezas únicas. Son piezas artesanales y aunque te llevaras dos iguales, nunca serian exactamente idénticas.

El próximo sábado, 15 de diciembre, yo me voy a acercar a conocer una nueva marca de camisetas de algodón para niños, que me parece muy chula. Se llama Urbanitas Kids 

Imagen21

Los diseños son muy desenfadados. Se salen de lo de siempre y por eso me han gustado.

Imagen1Imagen27Imagen28

Allí también habrá cosas interesantes para las chicas de la familia, para las amigas o para ti. Estará la colección Simplicity de By Ka Collection.

Imagen14

Son piezas de bisutería muy sencilla pero con personalidad y bastante fácil de llevar. Yo conocí la marca porque una amiga me invitó a un showroom que organizó en su casa. La idea me pareció original. Es un buen plan para pasar una tarde y comprar regalos o hacerte un regalo a ti misma.

También te daba la opción de poder encargar un diseño a tu gusto. Más personalizado imposible.

Y el toque loco para estas fiestas, creo que lo va a poner ” Los Tocados de Eugenia Fernández” que también estará allí.

Habrá catering, así que como es de 11:30 a 21 no sé si ir a tomar el aperitivo mientras compro regalos, o mejor pasarme por la tarde y merendar.

Bueno, que me lío y al final no voy a decir dónde es.

En Closer. Calle Alberto Alcocer, 26.

Sólo es un día. El 15 de diciembre. Así que nos vemos allí el sábado.

La opinión de Soficó. 10 años.

Cuando tengo que regalar algo a  alguien, no tengo ni idea de qué darle, pero me lío más si son adultos. No comprendo sus gustos. Que si una colonia, que si un bolso de marca. Por ejemplo: una colonia de Adolfo Dominguez, y que mas da la marca, si lo importante es que huela bien ¿no?

En busca de la Mejor Tarta de Chocolate del Mundo.

La mejor tarta de chocolate del mundo existe. Yo la conocí en un cumpleaños y me llamó tanto la atención su historia, que ahora me he lanzado a ir en su busca.

Primero tienes que llamar para encargarla, no se vende de otra manera. Para comenzar ya es más divertido que entrar en una pastelería, mirar las tartas y decir: quiero esa.

Me preguntaron qué versión quería. Hay dos tipos, la que lleva un 70% de cacao y la tradicional con un 53% de cacao. Yo como soy una loca del chocolate, le pedí la más intensa y pensé: ¡Como me voy a poner! Voy a tener que ponerme a régimen de por vida. Pero como no lleva ni harina ni fermentos, no me corté.

¿De 8 raciones o de 14? Me preguntaron.  Ahí fuí un poco más prudente y para compensar pedí la pequeña, ja,ja.

También me preguntaron cómo había conocido la tarta. Claro, es interesante saber por dónde llega la información para saber qué vías estan funcionando mejor. En mi caso fue un “Boca-oído” que en este producto está funcionando muy bien.

Así que al día siguiente fuí a buscar” La Mejor Tarta de Chocolate del Mundo”. Este es su nombre y creo que muy acertado, ya que en él mismo está implícito su posicionamiento de marca y además, te reta a probarla y opinar si es así o no.

LLegué hasta la calle Alcalá, busqué el número 89 y… sorpresa.

Me encuentro ante el portón de una casa de la zona. Con un portero automático y una placa que rezaba: “La mejor tarta de chocolate del mundo” Genial. No me había equivocado de lugar. Era allí. Estupendo, pensé, todavía más interesante. Así que entré, pasé un patió interior antiguo y muy bonito, me encantan las casa de antes, y allí estaba frente a mi la pequeña tienda.

Allí conocí a Isabel y a Irina, por cierto simpatiquísimas, que tienen la exclusiva de distribución en Madrid.

Creo que igual que las personas, hay cosas que nacen con estrella y esta tarta tiene ese “algo especial”, para empezar tiene una historia propia.

Su creador, el portugués Carlos Braz Lopes, un día decidió dejar de ser administrador de empresas y lanzarse a cumplir su sueño, abrir su restaurante y dedicarse a la cocina, así que se instaló en el mercado de Santa Clara, allí nació su famoso “Bolo de chocolate”. A la gente le encantó, muchos iban exclusivamente para probarla. Después empezaron a encargarla para fiestas hasta que un día, alrededor de aquella tarta, se levantó una confitería, sólo para comercializarla. Precioso ¿no?

Bueno, yo he llegado a casa con ella y ahora Soficó y yo vamos a someterla a nuestro tercer grado y dar nuestro veredicto.

Primero voy a pasar el cuchillo por agua caliente para que el chocolate no se pegue al cortarla.

¡Uummm! Tiene un sabor intenso a chocolate, se funde en la boca. Es como un souffle pero también tiene un punto crujiente. Es curiosa la cantidad de experiencias que tienes en un sólo momento. Pero sí, es verdad, es la más buena que yo he probado y confieso que soy una buena catadora de dulces.

Pero lo mejor es que cada uno tenga su propia opinión, así que acércate a la tienda y prúebala.

La opinión de Soficó.

Esta crujiente y se desaparece en la boca. A mi no me gustan las tartas, ni si quiera las de mi cumpleaños pero esta sí me gusta. Y va genial con Fanta de naranja.

Ahora todo encaja.

Un día me dieron una caja de cartón en la que sólo había un título. “La adoración de los reyes magos”. Era un puzzle. No tenía ni imagen, ni ninguna indicación de tamaño.

Creo que fue en ese momento, en el que tuve un verdadero flechazo con este pasatiempo. Hasta entonces, había hecho algún que otro rompecabezas pero esto era diferente, era un auténtico reto con un enigma implícito, que sólo se podía resolver encajando poco a poco una pieza con otra. Y así, se iría desvelando ante mi, la obra oculta.

Este tipo de puzzles se pusieron de moda a principios del siglo XX entre la alta sociedad. Se llamaban rompecabezas artísticos, sus piezas no tenían pomos de enganche, así que con cualquier ligero movimiento, el puzzle se deshacía. Este pasatiempo era tan valorado que se mostraba a las visitas para deslumbrarles e incluso algunos de ellos, pasaron a formar parte de la herencia familiar, curioso ¿no?.

Me ha parecido tan interesante, que he seguido investigando y he descubierto que fue un fabricante americano de juguetes, él que les incorporó a las piezas los pomos que hoy conocemos, para que los trocitos encajen entre sí, y no se desmonten tan fácilmente.

Y todo esto porque en 1790, un geógrafo de Londres llamado John Spilsbury, montó uno de sus mapas sobre una lámina de madera, y recortó las fronteras de los países con una sierra de marquetería, para enseñar geografía a los niños. Y así, como siempre sin querer, se creó el primer puzzle del mundo.

Bueno, el caso es que aquel puzzle del que os hablaba al principio, desapareció en alguna mudanza y quedó en mi mente, el tratar de encontrar uno parecido.

Un día al pasar por la calle Alcalá, ví una tienda que me llamó la atención.Era una tienda de juegos.

Don Juego.

El escaparate estaba lleno de cosas interesantes y tuve el impulso de entrar.

Había juguetes de latón, maquetas de barcos, de edificios, cajas de música y muchos, muchos puzzles. La clase de puzzle que yo buscada , se fabricaban en Reino Unido, el dueño murió y sus herederos cerraron. Pero la gente de Don Juego me dió una solución, los Oh! Puzzle

¿En qué consisten? La imagen de la tapa es una pista sobre la imagen que vas a montar, que por supuesto, no sabes cómo es. Un personaje de esa imagen, está viendo algo que es justo, lo que verás tú si logras resolver el puzzle. El reto mola.

La tienda sigue ahí, con el mismo encanto que siempre, con profesionales que te puede asesorar y por supuesto, con muchos puzzles que están esperando ser resueltos. Haz  uno con tu hijo. Es un juego, es divertido y además, le ayuda a potenciar su habilidad espacial, su coordinación y creatividad. Los puzzles obligan al cerebro a trabajar con los dos hemisferios.

La opinión de Soficó.

Yo no tengo tanto cariño como Mum a los puzzles pero me gustan. Además, cuando los terminas, te da una ilusión impresionante y corres para enseñárselo a alguién o eso es lo que me pasa a mi.

Un teatro dentro de una caja de cerillas

Ya os comenté que me apasiona hacer maquetas de teatros. En una ocasión, encontré unos muy divertidos que eran del tamaño de una caja de cerillas. De hecho lo son, los llaman “Matchbox Theatre”.

Dentro de las cajitas viene todo lo necesario para montar en teatrillo, instrucciones incluidas, aunque no son muy necesarias porque son sencillísimos de construir. Sólo necesitas encajar las piezas, más o menos tardas unos cinco minutos, pero el resultado es muy chulo.

“La Comedia dell´arte” Un teatro clásico.

“Casper & Consorten” es un Punch & Judy, el teatro típico de guiñol.

O “Curiosa Cabinett” en este caso es un espectáculo de magia.

Estos son algunos de los modelos que podéis encontrar en Curiosity Shop. 

Una pequeña tienda en el corazón de Madrid que frecuento ya ni si quiera recuerdo, hace cuántos años. Entrar allí, es entrar en otro mundo. Cajas de música de todos los tamaños, juguetes de latón, caleidoscopios, bolas de cristal con paisajes nevados y teatros de todas las épocas y estilos. Una tienda muy recomendable para encontrar un regalo, con mucho sabor, esta Navidad.

La opinión de Soficó.

Son graciosos y divertidos, además muy fáciles de montar!!!!

Juguetrónica. Los juguetes del futuro ya están entre nosotros.

Es  difícil pasar por delante de Juguetrónica y no entrar, aunque ni si quiera te guste la robótica. Porque no se trata de entrar en una tienda, si no de participar en un espectáculo.

Platillos voladores volando por la tienda, pequeños cyborgs ejecutando órdenes, rayos láser atravesando las paredes, robo-sapiens…

Allí dentro hay cosas que seguro que no has visto en ningún otro lugar. Los juguetes vienen de ferias internacionales: Nueva York, Alemania… Cada pieza que hay allí, sorprende por si misma. Puedes estar horas mirándolo todo.

Otra cosa que me sorprendió es la gente que trabaja allí. Preguntes a quien preguntes, pueden explicarte todo lo que necesites saber y se nota que saben de lo que hablan, creo que porque a todos les apasionan los juguetes “futuristas”.

Allí mismo se organizan talleres de robótica para niños a partir de 8 años, adolescentes y adultos. Interesante, yo estoy por apuntarme a uno.

Sobre todo me ha gustado porque se sale del juguete en serie, tiene personalidad, es original y puede ser un regalo realmente asombroso.

Merece la pena pasarse por Juguetrónica, aunque sólo sea para mirar.

La opinión de Soficó.

Cuando entré… jo que pasada!!!! Lo mas chuli del mundo y hay que decir que es bastante grande. Yo misma querría volver ahí.