¿Existe el Infierno?

Rotundamente sí. Y para visitarlo no hace falta morirse porque está justo aquí mismo. Y de vez en cuando, sin querer caes en él.

24fa46b105caa58a54de41acf1c88b47Pero también existe el cielo, ese espacio donde eres irremediablemente feliz. Y sí, todo está aquí.

El limbo también existe que es ese estado de despreocupación absoluta en el que te encuentras, cuando no estás o en el cielo o en el infierno. Curioso ¿no?.

Por no hablar de los ángeles, esos ángeles protectores a los que rezabas cada noche cuando eras niño antes de dormir. Ellos también existen y de ello doy fe.

33b9c88f87315e2e97dd4667b2e59cdfNo tienen alas, ni espadas de fuego justicieras. Son todas esas personas conocidas o desconocidas que te brindan su ayuda desinteresadamente cuando tú más lo necesitas. Benditos sean.

7738c510a5c20290c1504b4219f70474Es más, todos nosotros podemos ser esos míticos ángeles en algún momento de nuestras vidas. No hay mejor trabajo y además te pagan no en dinero, si no en gratitud y amistad para siempre. Como mola.

 

La maleta.

El otro día me enviaron un relato realmente bonito que te hace reflexionar y pensé, porque no compartirlo. Así que aquí lo dejo para que lo disfrutéis.

a94dfc8d84ea9059e4ae5fe0b1226047“Un hombre murió y al morir, vio que Dios se acercaba hacia él y que llevaba consigo una maleta.

El hombre le preguntó: ¿Qué traes en la maleta?

Y Dios le respondió: ¡Tus pertenencias!.

¿Traes mis cosas, mi ropa, mi dinero?

Eso nunca te perteneció, eran de la Tierra.

¿Traes mis recuerdos?

Esos nunca te pertenecieron, eran del tiempo.

¿Traes a mis familiares y amigos?

Lo siento, ellos nunca te pertenecieron, eran del camino.

Entonces… ¿Traes mi alma?

No. Tu alma es mía.

Entonces el hombre lleno de miedo, le arrebató a Dios la maleta y al abrirla vio que estaba vacía. El hombre se puso a llorar y dijo: ¿Nunca tuve nada?

Así es, cada uno de los momentos que viviste fueron solo tuyos. La vida es solo un momento. ¡Un momento tuyo!”

Por eso mientras estés a tiempo disfruta de tu vida. Vive el ahora, vive el momento y no te olvides de ser feliz. Las cosas materiales y todo por lo que luchaste, se quedan aquí.