El hombre que escribía al revés. Leonardo Da Vinci.

Leonardo Da Vinci siempre ha sido para mi una fuente inagotable de interés. El año pasado, en el Canal de Isabel II hubo una exposición increible de algunos de sus inventos, que por supuesto fuí a ver con Soficó.

http://

Leonardo es la máxima representación del espíritu Renacentista reinante en su época. Aunque fue un hombre que nació fuera de su tiempo, hecho que ha sido demostrado por su gran capacidad visionaria.

Diseñó un helicóptero, un vehículo militar, embarcaciones sumergibles, trajes de buzo, de combate, grúas móviles. Digo diseñó porque nunca pasaron de ser bocetos, quizá porque fueron demasiado avanzados para su tiempo.

Fue capaz de vivir muchas vidas en una sóla, como pintor, escultor, filósofo, geómetra, ingeniero, arquitecto, físico, biólogo, diseñador de jardines, modisto, inventor de juegos de salón, cartógrafo, autor de tratados de óptica, urbanista, anatomista.

Ante eso, cómo te puedes morir tranquilo siendo tan sólo médico o banquero o abogado durante toda tu vida.

Pero a todo este despliegue de genialidad, se une la bruma enigmática que siempre ha rodeado a este genio.

Y no vamos a hablar una vez más ni de quién era La Gioconda o de si en su obra “La última cena” quien estaba sentado a la derecha de Cristo era San Juan o María Magdalena. Interpretación que para los amantes de la criptología, estaba cargada de mensajes ocultos. No. Vamos a hablar de por qué Leonardo escribía sus manuscritos al revés.A esto se le llama escritura especular o escritura en espejo.

Acerca de esto hay varias teorías, ya que a estas alturas de la historia certezas ya no podemos tener.

La primera es que era zurdo y al escribir en sentido inverso, evitaba que la tinta se corriera al pasar la mano por encima. Esta teoría, como veís, no tiene nada de glamour.

La segunda dice que lo hacía por miedo a un posible robo, plagio o por el propio temor a la Santa Inquisición.

A mi la que más me gusta es la tercera, que cuenta que Leonardo sentía predilección por los acertijos, los anagramas y los mensajes ocultos. Tener que utilizar un espejo para leerle tiene mucho de juego y sin duda despierta más el interés por descubrir lo escrito.

¿Qué pensáis vosotros? ¿Os apuntáis a entrar en el juego?

La opinión de Soficó. 10 años.

Sí, es muy inteligente pero necesitaba un cambio de imagen. No se puede ir con esas rastas.