He hecho algo horrible pero nadie se ha enterado.

Después de leer su primer libro, estaba deseando saber qué haría de especial en su segunda obra, para superar la primera. Y lo ha hecho.

2013-05-22 20.31.40 HDR ok

Annabel Pitcher. La autora de “Mi hermana vive sobre la repisa de la chimenea” ha vuelto a sorprendernos.

Confirmando así que su primer éxito no se debío a la suerte del principiante, si no que nos encontramos frente a una nueva y jóven autora que tiene una forma muy personal de narrarnos dramas sociales, envolviéndolos con  el sutíl encanto de las pequeñas historias cotidianas. Nos los presenta a través de personajes nada habituales, haciendo así que la perspectiva desde donde los miramos, sean más interesantes.

La autora sabe crear personajes y voces muy potentes. Infiltrándose en sus cabezas y construyéndolos desde dentro.

En este caso Anna Pitcher se calza los zapatos de una chica de 15 años para desde esa posición contarnos su secreto. Con los subidones y bajones propios de su edad, sus inseguridades, temores y fantasías. Obligándonos así  a preguntarnos, hasta las últimas páginas de la novela, si su drama es tal o es solo una exageración propia de la adolescencia y sobre todo, qué es lo que realmente le ha pasado.

La culpa, el primer amor y el humor negro son los ingredientes principales de esta obra que seguro, no te va a dejar indiferente. Hasta el título promete ” Nubes de Ketchup”

La opinión de Soficó. 10 años.

??????¡¡¡¡¡¡¡¡

S.O.S una bomba ha caido en mi casa.

IMG_2028 okk

¿Cómo conseguirá salvar la situación el niño de la camiseta de Spiderman? ¿Será la niña del pelo rosa quién le salve? ¿Mamá? ¿Papá? o ¿Su gato?

La autora de este libro tan peculiar es Annabel Pitcher. 1982 West Yorkshire. Autora novel, estudío filología inglesa en Oxford. Annabel ha sido valiente, aparcó su trabajo como profesora de ingles y se lanzó a escribir. Ahora ya está trabajando en su segunda novela “Nubes de Ketchup” El título promete.

Lenguaje, sencillo, claro y con esas comparaciones que te atraviesan. Entras casi sin querer en un panorama muy duro, una vez más de la mano de un niño. Un niño que podría ser tu vecino o el compañero de colegio de tu hija.

Con mucha personalidad y un idioma propio, te cuenta los cambios que ha experimentado su vida y cómo le afectan a él.

La autora te hace ponerte las gafas del niño. Te coloca en sus zapatos y es entonces cuando ves su universo. Te ríes con él, lloras, te estremece…Es un libro que te mueve, imposible que te deje indiferente. léelo y me lo cuentas.

La opinión de Soficó.

Ni idea. No lo he leído.