Quién me iba a decir que yo tendría un perro.

La gente que me conoce y me conoce bien, saben que para mi un perro no es una diversion sino una responsabilidad más.

Quizá por eso he tardado 7 largos años de ruegos y llantos en negarle a mi hija lo que ella más quería, un perro.

Para contentarla hemos pasado por peces de colores, tortugas, gilgeros y hasta paqueños camaleones ,pero yo sabía que al final del camino había un perro.

Para mi un perro es una cosa muy seria, no es un regalo de Navidad ni un paquete en una gasolinera en verano.

Para mi un perro era y es un miembro activo de la familia. No se puede tomar a broma.

Así que me planee hacer oidos sordos a mi hija y mantener mi independecía. ¡Ah! pero el destino tiene planes para ti que por supuesto tú no conoces.

Un 20 de diciembre de 2015, aún no habiamos puesto los adornos de Navidad y fuimos Sofía y yo, a un centro comercial a buscar nuevas bolas para colgar de nuestro árbol.

La situación fue así: yo con el carrito lleno de bolas  y de pronto, Sofía me dice que me acerque a una zona del centro comercial. ¡Hoy la Comunidad de Madrid te anima a adoptar un perro abandonado! Qué casualidad, qué momento. Sofía, en su desesperación, agarra un cachorro de 1 mes y medio como si no existiera un mañana, una mezcla entre Teckel y Yorkside. Y yo ¡Totalente en sock! Firmo todos los papeles y lo adopto.

Creo que ha sido una de las mejores cosas que he hecho en mi vida. Aunque en un primer momento me pareciera mentira, porque antes de llegar a casa ya se había hecho pis en el coche y nada más entrar por la puerta no hacía más que saltar por el salón y moderlo todo.

Pero a día de hoy lo daría todo por mi perrita. Es noble, buena, curiosa, juguetona, inteligente. No juzga, es leal , te acompaña en todo momento y solo pide un espacio de amor.

Cuando te levantas por la mañana, no importa la hora que sea, te recibe como si fueras la persona más importante del mundo, de su mundo. Y cuando llegas a casa es una fiesta total.

Cuánto amor puedes pedir más. La adoro, la amo, es mi perra. Por fin superé mis miedos de responsabilidad y gané todo un mundo nuevo de amor del bueno. Gracias “Nana” por llegar a mi vida y completarla.

 

Guardar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s